image

Muchos tienen su monumento.
El Maestro merece una Escuela.

Acerca de la iniciativa

Una Escuela
para El Maestro

Homenajear no es tarea sencilla. A veces debe esperarse a que el homenajeado muera para que sus logros se valoren, otras se cuestiona de manera dura los méritos para que alguien sea digno de reconocimiento, y otras, quizás la que hoy se está poniendo en marcha, tenga la dificultad menos esperada: la de la oposición del homenajeado.

Guiado siempre por la humildad, El Maestro seguramente catalogue a esta iniciativa como un despropósito, porque como bien dijo días atrás en Rusia, luego de que Uruguay venciera a Portugal, “la victoria no se celebra con estridencias”.

Lo cierto también, es que los homenajes son iniciativas populares que un solo hombre no puede frenar, porque en ellos se evalúa a la obra y no al obrero; y El Maestro habrá ganado mil batallas, pero contra el pasado no puede.

¡Una estatua, un monumento! Ya hay otros que las tienen, exclusivamente por los méritos futbolísticos, que incluso pueden ser más grandes que los de Oscar.

Una Escuela Pública... eso es algo más, un homenaje digno de un Maestro.

#UnaEscuelaparaelMaestro